Vicente Carbonell 
Abogado

NUEVA NORMA UNE 19602 Y EL COMPLIANCE TRIBUTARIO 

Como muchos de ustedes recordarán (por comentarios míos anteriores) mediante Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, se modificaron determinados preceptos del Código Penal, entre los cuales se concretaba la responsabilidad penal de las personas jurídicas prevista en los artículo bises del artículo 31 de dicho Código. Y en esta reforma se introdujo la fórmula de eximir o atenuar aquella responsabilidad penal, si se implantaba por las personas jurídicas modelos de organización y gestión que incluyen las medidas de vigilancia y control idóneas para prevenir delitos de la misma naturaleza o para reducir de forma significativa el riesgo de su comisión, es decir los llamados PROGRAMAS COMPLIANCE.

Sin que haya habido aun una jurisprudencia que permita cerciorarse de que por los  Juzgados y Tribunales se apreciará eficazmente esta “prevención” por las personas jurídicas, por un importante número de empresas, se ha venido adoptando aquellos Programas Compliance y de Buenas Prácticas, ya sea de forma básica o más elaborada, al menos como medida de precaución y cautela.

Somos muchos los profesionales que, sin alarmar si no hay voluntad de realizar estos Programas –en tanto no haya más experiencia judicial-, recomendamos su implantación, precisamente por cautela.

En este marco, las grandes firmas de asesoramiento, junto con la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR) han conseguido que la Dirección General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, que publique la Norma UNE 19602 bajo la denominación de Sistemas de gestión de compliance tributario. Requisitos con orientación para su uso. La intención es que con la certificación de la aplicación efectiva del Manual de Buenas Prácticas Tributarias, de acuerdo con la UNE 19602, demostrar, ante la Administración tributaria o los Tribunales, la voluntad de la organización (de la empresa) de cumplir con sus obligaciones. Intención ésta de la que tampoco existe experiencia doctrinal o jurisprudencial.

Lo cierto es que, si se dispone de un correcto Programa Compliance o Código de Buenas Prácticas, para cualquier tipo de infracción que pueda cometer la persona jurídica (la empresa), entre las que se encuentran –como no- las tributarias, la implantación de aquella Certificación UNE 19602 sería innecesaria y solo abrirá la puerta a otras certificaciones para el resto de infracciones penales que han de ser prevenidas en el Programa Compliance.

Ibi, marzo de 2019. Vicente Carbonell. Abogado de Ibi.